~ Preguntas Frecuentes sobre Psicología~

¿Necesito un psicólogo?

Mucha gente sigue pensando que ir al psicólogo es cosa de “locos”, pero la verdad es que, cada vez más, la psicología forma parte del día a día de las personas. Por supuesto, va al psicólogo aquella persona que está deprimida, aquella que no sabe controlar sus nervios o la que tiene miedo a conducir después de su accidente. Pero lo cierto, es que cada vez vemos casos más variados: desde gente que quiere que le ayuden a entender mejor a sus hijos, hasta gente que solicita ayuda para tomar una decisión importante en su vida.

Si el problema lo tienen mis hijos ¿Por qué tengo que ir yo al psicólogo?

Para un niño que acude a terapia es positivo ver a sus padres hablar con el psicólogo o la psicóloga, ya que en un principio, le va a resultar una persona poco familiar. Pero al ver a sus padres colaborar con el terapeuta, se sentirá más seguro y más confiado para hablar y colaborar dentro de la terapia.

Durante la terapia mejorarás tu comprensión sobre el mundo de tus hijos y además adquirirás nuevas habilidades que te ayudarán a hacer que tu hijo o hija sea más feliz.

¿Cuánto valen las sesiones?

Las sesiones individuales tienen un coste de 50€ cada una, pero lo que marcará la diferencia final será el tiempo que dure la terapia.

¿Cuánto va a durar la terapia?

No hay manera de saberlo a ciencia cierta, pero lo habitual es que sea entre 10 y 15 sesiones (aunque pueden ser más o menos en función del caso). Has de tener en cuenta, que tu motivación, tu participación y el interés que pongas en terapia, siempre va a ir de la mano de mejores progresos y más rápidos.

¿Es la terapia psicológica realmente efectiva?

Todas las técnicas que emplearemos en terapia están ampliamente validadas por la ciencia. No obstante, la mejor manera de demostrarte su utilidad es que vengas y compruebes sus resultados.

¿Cómo funciona la terapia?

Para explicar cómo funciona la terapia, has de saber que se divide en 4 fases fundamentales:

Entrevista inicial: aquí nos conoceremos y hablaremos sobre lo que te ha traído a terapia.

Evaluación del problema: Plantearemos la hipótesis de lo que te ocurre y evaluaremos las principales razones por las qué te ocurre.

Fase de intervención: Esta será la fase más larga, en la que trabajaremos duro para solucionar tu problema. En ella, aprenderás nuevas técnicas y adquirirás conocimientos que podrás aplicar en tu día a día.

Seguimiento: Tras la fase más intensa de la terapia nos mantendremos en contacto para ver cómo te está yendo, para asegurarnos de que los progresos se mantienen y sobre todo, para saber si necesitas algún tipo de ayuda más.